Lunes, 25 Mayo, 2020
The offspring of a customized orbiter
Explora. Sueña. Descubre. Dentro de veinte años, estarás más arrepentido por las cosas que dejaste de hacer
que por las que hiciste. Así que olvídate de los límites. Navega lejos del puerto seguro.Aprovecha el viento en tus velas.
Mark Twight
Andinismo - Cumbre Ishinca Cordillera Blanca
Rumbo a los 15 años La asociación AIREPURO está conformado por una gran familia de montañeros cuyo objetivo
principal es difundir los deportes de montaña en el Peru, pais de montañas.
Excursionismo - Acampando cerca a Lichaqui (Canta)
Quienes somos? La "Asociación de Deportes de Montaña AirePuro" es una institución deportiva sin fines de lucro
nacida de las aulas de la P.U.C.P. un 19 de mayo de 1996 y que en estos momentos aglomera no solo a gente
relacionada a la universidad (alumnos y ex-alumnos) sino a personas de todo el ámbito universitario debido
principalmente a su caracter abierto al público teniendo desde sus inicios una importante presencia en Internet.
Excursionismo - Trek en Cordillera Central
Deportes La "Asociación de Deportes de Montaña AirePuro" cuenta con 5 secciones deportivas: Excursionismo,
Escalada en Roca, Andinismo, Ciclismo de Montaña y Carreras de Montaña.
Ciclismo de Montaña - Parac (San Mateo de Huanchor)
Actividades Llevamos organizando 380 excursiones, ascendiendo mas de 100 cumbres, escalando varias rutas,
organizando 8 ApuRaid, 11 Congresos, 8 Navidades en la montaña y mucho más!.
Escalada - Escuela de Canchacalla
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
  • light background
  • grey background
  • dark background
Home 2003 A-0050-España-Pirineos-Aneto-Maladeta
A-0050-España-Pirineos-Aneto-Maladeta PDF Imprimir E-mail
Escrito por Auraluz Topazio   
Viernes, 06 de Enero de 2012 23:51

Pirineos
Aneto - Maladeta
España
Abril 2003 


Por Ricardo Rivadeneira: 

Escribo, ella escribió, que la memoria es frágil y el transcurso de una vida es muy breve y sucede todo tan deprisa, que no alcanzamos a ver la relación entre los acontecimientos, no podemos medir la consecuencia de los actos, creemos en la ficción del tiempo, en el presente, el pasado y el futuro; pero puede ser también, que todo ocurre simultáneamente.
La Casa de los Espíritus
Isabel Allende.



Esperando al bus que me llevase al valle de Benasque, en Zaragoza, comencé a leer el primer libro de Isabel Allende que tantas veces me lo habían recomendado. Lo finalicé en la Renclusa, un refugio enclavado en el parque nacional Posets-Maladeta y desde donde se puede acceder a la cumbre mas alta de la Cordillera de los Pirineos (enclavada entre los limites de España y Francia): El Aneto. 

El Aneto, y sus 3404 metros de altitud, es asediado por numerosos montañeros durante todo el año, por la simple razón que es el mas alto de los Pirineos, mas no de España. Posee 2 vertientes importantes dominados ambos por 2 glaciares: el glaciar del Aneto y el glaciar Coronas. Ambos convergen en el collado de Coronas, abra común entre el Aneto y el Pico Coronas y ambas poseen rutas normales. 

Como todo pico, existen innumerable caminos para hollar su cima que van desde largos -pero fáciles- recorridos hasta rutas con pasos de mixto (roca y hielo) muy comprometidos. 

Personalmente, y desde que llegue a Europa, deseaba conocer dichas montañas -los Pirineos- y el Aneto me ofrecía excelentes posibilidades de reencontrarme con los espíritus de las montañas, aquellos espíritus que me hacen sentir de manera tan especial y que hacía mas 10 meses no frecuentaba. 

Con algo más de 12 horas de recorrido en bus, llegue a Benasque a la 1 de la tarde de un sábado 12 de abril. El tiempo nublado. Mi ánimo al tope. Cumbres nevadas por doquier y claro, lo primero: visitar la tienda de artículos de montaña característica del pueblo y de Internet: la archi-conocida Barrabes . 

Luego de averiguar algunos datos de la cordillera, enrumbé hacia Llanos del Hospital (una estación de ski de fondo) para al día siguiente proseguir al refugio (mi intención inicial, era realizar la ruta normal al Aneto). Me separaban 20 kilómetros de camino, al lado de una carretera, 20 kilómetros que nunca lograron realizarse. 

Corredor Estassen 

Sospecho que todo lo ocurrido no es fortuito, si no que corresponde a un destino dibujado antes de mi nacimiento. La Casa de los Espíritus
Isabel Allende.


Me esperaba un largo camino pero una furgoneta desvió mi destino. Procedentes de Cataluña Quim, Roger, Albert, Juanjo y Erick me preguntaron a donde iba con esas mochilas. Al Aneto respondí. Nosotros también pero vamos por el valle de Coronas para realizar el Corredor Estassen –me dijeron-. Mis ojos se iluminaron. Mi deseo era realizar esa vía pues la consideraba más elegante y directa que la normal; pero como iba en solitario, no me había animado. Vamos –les contesté-. 

Ya en el refugio de Llosas (1910 m.s.n.m.) me relataron muchas historias, lugares y anécdotas que cumplían el papel perfecto de alimentar mi imaginación. Excelentes compañeros que la montaña me había proporcionado. 

A pesar que iniciamos tarde la ascensión (salimos del refugio a las 9 a.m.) y a pesar de mi pasmosa lentitud llegamos a la base de la pared a las 12. 

El Corredor Estasen es el mayor corredor de nieve del Aneto y posee una longitud aproximada de 200 metros. Al principio discurre por una pendiente de 45 grados para inclinarse 5 grados mas y llegar a los 50 grados en las rampas finales que se conecta con la cresta de Llosas (arista que nos lleva directo a la cumbre). Haciendo un símil me parece que el Corredor Estasen es de características similares a la Canaleta Perazzo-Salini en Ticlio – Perú. 

Lamentablemente el tiempo nos jugó una muy mala pasada y todo el entorno del Aneto se envolvió de un gran manto de niebla. En ese estado y dado que del corredor se desprende muchas piedras, se prefirió desistir a la ascensión. A pesar de ello la experiencia fue muy agradable. 

Nuevamente en Benasque, me despedí de mis ocasionales amigos con una gran ronda de cerveza. Ellos regresaban a Cataluña. Al día siguiente me dirigía al refugio de la Renclusa. 

La Maladeta Oriental 

Cuando alguien busca, suele ocurrir que sus ojos solo ven aquello que anda buscando, y ya no logra encontrar nada ni se vuelve receptivo a nada porque solo piensa en lo que busca, porque tiene un objetivo y se halla poseído por él. Buscar significa tener un objetivo, pero encontrar significa ser libre, estar abierto, carecer de objetivos.
Siddartha
Hermann Hesse


De tanto buscar, no encontramos el camino correcto. Nos habíamos equivocado, así de simple. Íbamos por el Aneto y terminamos cerca de la Maladeta Oriental (3308 m.n.s.m.) 

Había neblina pero el parte metereologico auguraba buen tiempo. Eran la 6 de la mañana y éramos los primeros en salir del refugio la Renclusa. A Alberto lo conocí el día anterior. También iba en solitario y al igual que yo nunca había estado por estas montañas. Juntamos nuestras ignorancias y entusiasmos. El, con raquetas de nieve y yo, con las clásicas botas Scarpa de siempre, que siempre me hacen doler los tobillos. 

Y teníamos que echarle la culpa a algo. Somos humanos. La neblina nos desvió y después de 6 horas de ascensión nos dimos cuenta que nos habíamos despistado; pero claro... por lo menos habíamos hecho un buen ejercicio. 

A punto ya de bajar nos cruzamos con una cordada Madrileña que iban (ellos si, en una correcta dirección) a la Maladeta Oriental, así que los seguimos hasta 100 metros antes de la cumbre donde una arista nos advertía que había que usar cuerda, casco y escalar algo. De los Madrileños se animaron 2 que junto con mi humanidad formamos una cordada de 3. El primer largo resultó alucinante. Mi cámara fotográfica me odió mucho cuando tuve una pequeña e inocente caída. Al final se malogró y me quedé sin seguir tomando slides. Un poco de mixto y ya estábamos a 2 largos de la cumbre (parecía cerca), pero el mal tiempo hizo de las montañas, su reino y, dado que ya era un poco tarde, tuvimos que bajar rapeleando lo que habíamos subido. 

A pesar de la equivocación, de verdad que la pase muy bien. 

3404 

No puedo negar que me sentía un poco frustrado. Hacía meses que no disfrutaba de aquel momento mágico de llegar a la cima de alguna montaña. Meses de muchos intentos llegaron a su fin en el Aneto. 

Si salí del refugio el jueves 17 de abril fue mas que todo por amor propio. La tercera era la vencida me decía a mí mismo. Los tobillos me reventaban de dolor y me odié al decirles que tenían que soportar aun 10 horas más. 

El amanecer auguraba buen clima y los casi 15 montañeros que dormían –un par de horas antes- en el refugio, empezaron a ascender las duras cuestas, rumbo a un lugar denominado el portillon superior. Un paso asequible que nos iba a transportar al glaciar del Aneto y por ende, a lo mas alto de dicha montaña. 

El buen tiempo apenas duró 1 hora para dar paso nuevamente a mi amiga la neblina, que casi nos arruina la ascensión. Con Alberto nos dimos cuenta que estábamos repitiendo los mismos pasos del día anterior y, bajamos unos 200 metros para retomar el camino correcto que nos iba a llevar al portillón y luego al glaciar. Todo esto nos tomó unas 3 horas. 

Que largo se me hizo el glaciar. Ya con crampones y el piolet a la mano ascendíamos por leves pendientes de hielo y nieve esperando ver alguna señal de nuestro destino. Como a las 11 a.m. por fin se despejo y por un instante... si por un instante... pensé que me encontraba en algún paraje de la Cordillera Blanca. Todo era realmente hermoso e impresionante!. 

La 1 de la tarde fue el momento de gritar "cumbre" y el momento de sacar mi banderita peruana para la clásica fotografía con todos los españoles que compartimos esta ascensión. Antes se había interpuesto el famoso “Paso de Mahoma”, 20 metros bien expuestos y aéreos que sinceramente me dieron un poco de temor!. 

El descenso fue muy optimista, mucho de que hablar y... mucho de que pensar. 

Epilogo 

Cuando los rayos del sol alumbraron mi rostro en el improvisado vivac que se tuvo que afrontar con Alberto, eran ya las 9 de la mañana. Por suerte no llovió y hacia un excelente día. Por suerte solo caminamos la mitad del recorrido a Benasque. Miguel, Martha y su coche nos trasladan al pueblo. Un par de cervezas sellan una amistad que dependerá de muchas circunstancias para que crezca y perdure. Luego Barrabastro. Luego Huesca. Luego Zaragoza. El adiós con Alberto. Cantabria lo espera. 

De regreso a Madrid. Las 2 de la mañana. El intercambiador de la avenida América ya me da la espalda. La ciudad esta casi desierta. Camino hacia mi departamento (piso lo llaman por acá), hacia la calle Maria Teresa –rara coincidencia, así se llamaba mi madre- dejando atrás quizás uno de los momentos mas especiales que he vivido en este país. 

Mis pensamientos divagan como siempre. Mi imaginación retumba con cosas nuevas pero también repetidas. 

Los espíritus de las montañas volvieron a llenar mi alma de sueños, esperanzas y deseos. 

Última actualización el Viernes, 09 de Marzo de 2012 13:01